Abel Cicero Hermo. Sabadell.

Su necesidad de dibujar cómics ha estado latente desde su infancia, pero permanecía oculta, hasta que esa vena creativa acabó por aflorar en 2008, momento en que quedó finalista del Concurso Internacional de Cómic de la Fundación Raymond Leblanc. Este inesperado acontecimiento le hizo saber que su vieja ilusión era una meta alcanzable.

Mercury es su primera incursión en el increíble mundo de las viñetas.

Enlace de interés: http://abelcicero.blogspot.com.es